jueves, 30 de agosto de 2012

Los vecinos de María Jiménez llevan un año esperando por una reunión sobre la seguridad en la desembocadura del barranco de El Bufadero


Sí se puede critica al concejal Dámaso Arteaga y advierte del grave peligro de que el barrio se vuelva a inundar por las lluvias
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha criticado al edil de Obras Públicas de la corporación, Dámaso Arteaga, por su reiterado incumplimiento de convocar una reunión a principios de septiembre del año pasado para tratar con los vecinos del barrio de María Jiménez la seguridad en la desembocadura del barranco de El Bufadero tras las obras portuarias realizadas en la zona.

El día 12 de agosto del año pasado, Arteaga emplazó, en una reunión en el Ayuntamiento, a un nuevo encuentro para el mes de septiembre cuyo fin era analizar y tratar el proyecto del Consejo Insular de Aguas consistente en la sustitución de la pasarela peatonal situada en la desembocadura del barranco El Bufadero, causante de graves riesgos de inundaciones, tal y como se comprobó durante las lluvias de febrero de 2010.

A esa primera reunión asistieron Arteaga; Julio Pérez, primer teniente de alcalde; Fernando Ballesteros, concejal del Distrito de Anaga; José Fernández Bethencourt, gerente del Consejo Insular de Aguas; Jesús Morales Martín, consejero del citado organismo; Fernández Arcila; y Guillermo Guigou, concejal de Ciudadanos de Santa Cruz, además de personal técnico de ambas administraciones y miembros de los colectivos vecinales de María Jiménez.

Sin embargo, ha trascurrido un año y el concejal responsable no ha convocado esta reunión para dar a conocer este informe del Consejo Insular de Aguas. Arcila se muestra sorprendido con la actitud de Dámaso Arteaga, que ha dejado transcurrir todo este tiempo sin convocar a los vecinos, “sabiendo la preocupación que existe en el barrio tras el desbordamiento del barranco en febrero de 2010”.

A juico de Arcila, “las obras portuarias ejecutadas en la desembocadura del barranco de El Bufadero suponen un evidente riesgo para la seguridad de los residentes en el barrio de María Jiménez y así se pudo comprobar con ocasión de las lluvias de febrero de 2010, en las que la retención de acarreos en la última fase del barranco como consecuencia de la obra portuaria modificó el perfil longitudinal del barranco, elevando la cota del fondo y disminuyendo su pendiente y capacidad hidráulica lo que provocó el desborde de las aguas en la zona baja del pueblo de María Jiménez, con numerosos daños a vehículos y edificios”. Como se recordará, la Fiscalía denunció estos hechos ante el juzgado tras ser puestos en conocimiento del Ministerio Público por parte de Sí se puede.

El portavoz de Sí se puede recuerda que las precipitaciones de 2010 no fueron, desde el punto de vista pluviométrico, de las mayores registradas, “lo que significa que lluvias más intensas que las vividas entonces pueden suponer una auténtica catástrofe para María Jiménez, lo que explica que el temor de los vecinos esté plenamente justificado”. Por este motivo, Arcila exige a Dámaso Arteaga la convocatoria, de manera inmediata, de esa reunión y la entrega a los concejales del informe del Consejo Insular de Aguas.