jueves, 5 de julio de 2012

Los vecinos de San Pío piden acondicionar la cancha del antiguo colegio para actividades estivales de los niños y jóvenes del barrio


La vocal de Sí se puede en el Tagoror de Ofra-Costa Sur transmitirá al Ayuntamiento las demandas vecinales, que pasan también por aplicar la campaña de desratización y mejorar la señalización viaria
La vocal de Sí se puede en el Tagoror del Distrito Ofra-Costa Sur, María José Delgado, visitó ayer los barrios de Las Cabritas y San Pío, en Ofra, para recoger de primera mano las demandas de los vecinos y trasladarlas al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y al propio Tagoror. Entre ellas, Delgado destaca la necesidad de acondicionar la cancha del antiguo colegio de San Pío para que los niños y jóvenes de la zona puedan disfrutar este verano de actividades deportivas y de ocio sano.

Esta es una de las principales demandas del barrio, transmitida a Sí se puede por los propios ciudadanos y también por la asociación de vecinos Tamogán. Otra de las quejas de los vecinos se centra en el gran número de coches abandonados que se encuentran en la zona, situación que han denunciado en reiteradas ocasiones ante las autoridades, de las que no han recibido hasta ahora ninguna respuesta. Además, el barrio no ha sido sometido a una campaña de desratización adecuada, según los testimonios que la vocal recibió durante su visita de ayer.

Delgado estuvo acompañada por los concejales de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz, Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías; el portavoz de la organización ecosocialista en asuntos de juventud, Ruymán Afonso; el coordinador de tagorores de Sí se puede, Juan Daniel Marrero; y el miembro del movimiento vecinal Ceferino Ayala, destacado por su lucha en la defensa de Las Cabritas contra el Plan General de Ordenación (PGO) del municipio.

La visita continuó en la asociación de vecinos Sigoñé, cuyos representantes reclamaron el cambio de algunas señales de tráfico para mejorar la seguridad en la zona, especialmente la de los niños que juegan en la calle. Además, los vecinos piden dotar las plazas de equipamientos infantiles para el esparcimiento de los menores, así como disponer de una programación continuada de actividades infantiles durante el verano.