viernes, 20 de julio de 2012

“El PGO que se aprueba hoy es un vergonzoso pastiche que eleva la frivolidad a categoría política”


* Pedro Arcila y Asunción Frías, junto al resto del Grupo Mixto, abandonan la sala durante la votación
* Sí se puede impugnará el visto bueno del pleno al Plan General
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy, durante la sesión plenaria en la que se aprobó definitivamente y de forma parcial la revisión del Plan General de Ordenación (PGO), que la decisión que iba a adoptar la mayoría gobernante es “la viva constatación de que el grupo de gobierno carece de un proyecto político para la ciudad en materia de urbanismo”.
En el transcurso de un tenso debate en el que los concejales del Grupo Mixto denunciaron irregularidades a la hora del acceso del público al salón de plenos, Arcila afirmó que “este vergonzoso pastiche que nos presentan solo puede deberse, en el mejor de los casos, a un ejercicio supremo de improvisación, desconocimiento e incapacidad, elevando la frivolidad a categoría política”.

Arcila afirmó que el alcalde, José Manuel Bermúdez, tenía con este Plan “una fabulosa oportunidad” para diseñar un nuevo modelo de ciudad para los chicharreros, un diseño en el que deberían entrar aspectos como la movilidad, la sostenibilidad y el acceso digno a la vivienda. Sin embargo, el grupo de gobierno ha optado por la vía rápida y por quitarse de encima un documento primordial para el municipio.

Durante el debate de esta mañana, todos los concejales del Grupo Mixto abandonaron el salón de plenos cuando el alcalde accedió a la petición del Grupo Popular de votar si se separaba el expediente para su votación por piezas, algo que había quedado descartado en la Junta de Portavoces. Tras la aprobación del PGO, los concejales de Sí se puede anunciaron que la impugnarán.

Tras reincorporarse a la sesión, Arcila también criticó el expediente del catálogo de inmuebles fuera de ordenación, sometido a votación del pleno, por considerar que “lo importante es resolver el fuera de ordenación, no el propio catálogo”, que calificó de “absolutamente secundario” y herramienta “muy socorrida” de los miembros del grupo de gobierno “para ir a las tertulias a decir que tienen algo”.