miércoles, 23 de mayo de 2012

Sí se puede pide suspender el acuerdo plenario por el que se reestructuraba el transporte público en el municipio


Quieren abrir un proceso participativo en el que los vecinos tengan voz sobre las modificaciones previstas en las guaguas de la capital

Asunción Frías, concejala de Sí se puede en Santa Cruz, defenderá este viernes en el Pleno local que se suspenda y se modifique el acuerdo plenario del pasado 27 de abril sobre la financiación del transporte urbano.

Para la edil ecosocialista ha quedado claro que la posición contraria del conjunto de la oposición ha dicha propuesta ha sido correcta ya que está generando un gran malestar vecinal en varios barrios de la capital, “una situación a la que el Consistorio está tratando de dar alguna respuesta sin tener en cuenta todas las propuestas de los afectados”.
Frías cree que ha faltado diálogo con los usuarios del transporte público, algo que está generando bastante malestar. No comprende la actitud absolutamente secundaria que ha tenido el Alcalde, José Manuel Bermúdez, “que incluso ha evitado hablar con los colectivos que le han querido plantear alternativas y quejas”.

En Sí se puede consideran que las modificaciones en el servicio urbano de Titsa han afectado especialmente a los colectivos más vulnerables y empobrecidos de Santa Cruz, siendo este un factor que habría que tener en cuenta a la hora de plantear modificaciones en la propuesta inicial del Ayuntamiento. La edil de izquierdas cree que “se puede hacer un proceso participativo que, conjuntamente con la acción de todos los partidos presentes en el Consistorio y en El Cabildo, además de expertos en movilidad, permita mejorar sensiblemente la propuesta inicial”.

Los ecosocialistas no entienden que se haya procedido a recortar en líneas que eran algunas de las más rentables de la ciudad. Creen que la actuación de Dámaso Arteaga, al frente de la negociación con los vecinos, tratando de llegar a acuerdos parciales con los usuarios que se están movilizando, sigue generando bastante descontento, tanto por las propuestas que están lanzando como por la forma en la que se está llevando a cabo dicho proceso. En este sentido recuerda que  “varias de esas entidades y colectivos, incluso una federación de AA.VV., han manifestado públicamente su disconformidad con la manera en la que se está tratando de resolver las demandas ciudadanas sobre transporte”.

Desde Sí se puede también critican que no se haya creado la comisión prevista en el Pleno del 27 de abril o que, en caso de haberse creado, se haya dejado totalmente al margen a todos los partidos de la oposición municipal. Frías insiste en que “las negociaciones se han llevado a cabo de forma poco planificada, partiendo del mayor o menor nivel de protesta expresado en la calle, dejando al margen o ignorando algunas de las reivindicaciones, aceptando como interlocutores válidos, en ocasiones, a asociaciones vecinales que tienen muy poca base social o menos críticas con el grupo de gobierno y, en general, sin partir de criterios claros”.

La concejala espera que en el Pleno de este viernes se pueda dar marcha atrás y que el Ayuntamiento “logre articular una respuesta consensuada con todos los grupos políticos y trabajada con los vecinos, los principales afectados en este proceso”.