lunes, 12 de marzo de 2012

Sí se puede pide acciones políticas para mantener el puerto de Santa Cruz


Exigen a todas las instituciones una apuesta clara por el puerto capitalino en detrimento del de Granadilla

Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, concejales de Sí se puede en Santa Cruz de Tenerife, se unen a las exigencias para que el Gobierno del Estado proponga la inclusión del Puerto de Santa Cruz de Tenerife en la red básica de transportes de la Unión Europea.


Arcila y Frías apoyan de este modo la declaración formal que va a hacer la Junta Municipal de Gobierno, así como que el Ayuntamiento de Santa Cruz pueda dirigirse directamente al Ministerio de Fomento para exigir la inclusión de Puertos de Tenerife en la red básica europea. No obstante, Sí se puede le recuerda a Bermúdez y a Pérez que sus partidos, Coalición Canaria y PSOE, “son cómplices del PP en el proceso de abandono al que se ha visto sometido el Puerto de Santa Cruz en la última década".

Según ha reconocido el propio presidente de la autoridad portuaria, Pedro Rodríguez Zaragoza, si hace diez años los puertos de las dos capitales canarias tenían un volumen similar de transporte de mercancías, hoy el de la Luz y de Las Palmas supera en mucho al de Santa Cruz. Para los concejales ecosocialistas, "ese y otros indicadores negativos no son fruto de la casualidad; al contrario, tienen que ver conque los principales dirigentes políticos y empresariales tinerfeños han apostado claramente por desmantelar el puerto capitalino para poder justificar la construcción del Puerto de Granadilla".

Así y todo, Arcila y Frías consideran que hay algunas señales esperanzadoras y que "todavía estamos a tiempo de salvar el Puerto de Santa Cruz, estrechamente unido a la historia y a la idiosincracia chicharrera y, sobre todo, una de las principales fuentes de riqueza y trabajo para nuestra ciudad". Para ello, continúan los ediles, "es necesario que todas las instituciones públicas, comenzando por nuestro ayuntamiento, apuesten claramente por este puerto y se unan a los más de cien mil ciudadanos que nos hemos manifestado en contra del disparate de Granadilla".

Como han dejado claro sus portavoces en múltiples ocasiones, la organización ecosocialista se opone rotundamente a la construcción del Puerto de Granadilla por considerarlo carísimo, innecesario y perjudicial para el desarrollo sostenible de Tenerife. Además, esta infraestructura está asociada a reforzar la dependencia de los combustibles fósiles, una decisión de los actuales gobernantes totalmente alejada de la apuesta estratégica de Sí se puede por las energías limpias y renovables en las que Canarias podría ser una potencia mundial.