martes, 28 de febrero de 2012

Sí se puede le pide al Ayuntamiento que abandone el regalo de entradas a los concejales igual que La Laguna

Los ediles ecosocialistas anunciaron a finales de enero su renuncia a usar este tipo de entradas gratuitas

Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, concejales de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz, han vuelto a pedir que se acabe con la práctica de entregar entradas gratuitas a los cargos electos y a los grupos políticos presentes en el Consistorio.

Los ecosocialistas santacruceros piden que los responsables municipales hagan lo mismo que se acordó recientemente en el Ayuntamiento de La Laguna con respecto a este asunto, a propuesta de Juan Miguel Mena, concejal lagunero de Sí se puede. En un novedoso acuerdo el Organismo Autónomo de Actividades Musicales de La Laguna estableció la semana pasada que las entradas para actos culturales no sean repartidas entre los miembros de la corporación.

Arcila y Frías le vuelven a solicitar al alcalde, José Manuel Bermúdez, y al resto de concejales que renuncien a esta práctica para “dar ejemplo a la ciudadanía de la capital y acabar con una situación que verdaderamente genera malestar entre los vecinos, que perciben negativamente la existencia de este tipo de privilegios”. La medida propuesta por los ediles de Sí se puede no tendrá un coste extra para el municipio, pero si “generará nuevos ingresos y permitirá que todos los habitantes de Santa Cruz tengan los mismos derechos a la hora de acceder a las actividades culturales o aquellas vinculadas con el carnaval”.

En Sí se puede quieren además acabar con los huecos vacíos que a veces generan este tipo de invitaciones repartidas sin demasiado control, mientras otros usuarios se quedan fuera por falta de entradas. En este sentido esperan que “se demuestre verdaderamente la nueva forma de hacer política, de la que tanto hablan en el equipo de gobierno, acabando con ello con esta práctica injusta”. Arcila y Frías esperan que lo antes posible se le den las instrucciones necesarias al Concejal de Fiestas, Fernando Ballesteros, a la Concejala de Cultura, Clara Segura, y a otros concejales implicados  para que “acabe con estas prebendas definitivamente”.