jueves, 2 de febrero de 2012

Sí se puede exige el reconocimiento del poeta Domingo López Torres a los 75 años de su asesinato


La formación ecosocialista piden que se le recuerde dándole su nombre una plaza de la ciudad
El portavoz de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz, Pedro Fernández Arcila, solicitó nuevamente que la figura del poeta Domingo López Torres sea recordada como se merece en el municipio en el que nació.
El poeta surrealista, nacido el  15 de mayo de 1907 en la céntrica calle de Angel Guimerá, es, a entender de muchos estudiosos, el más joven de los poetas de la generación del 27 y uno de los más altos exponentes del surrealismo en el Estado español, totalmente comprometido con las poéticas de las vanguardias, y del que su amigo Eduardo Westerdahl dijo que representaba “la ternura de un surrealista al servicio de la revolución”. En él se funde el artista polifacético con el del intelectual estrechamente vinculado con las causas de la justicia social y de la libertad. Síndico y concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife durante el periodo republicano, desplegó, a pesar de su corta vida truncada por la violencia política, una intensísima labor intelectual, participando activamente en el movimiento surrealista, el periodo cultural más fecundo que haya disfrutado Santa Cruz de Tenerife, y que permitió integrar a nuestra Isla en las vanguardias artísticas de la época.
Arcila recuerda que Domingo López Torres fue asesinado hace justo 75 años, en febrero de 1937, arrojado al mar con otros compañeros enfundados en sacos. El concejal considera que ha llegado el momento de recordar y dar la difusión que merece a su obra, al ser uno de los intelectuales canarios más importantes del siglo XX que hoy sigue en el olvido, a pesar de iniciativas tan interesantes como la del documental “Los mares petrificados”, estrenado esta semana en el Teatro Guimerá.
Los ecosocialistas santacruceros, que ya presentaron una iniciativa similar ante el Ayuntamiento el 14 de abril del 2008, quieren trasladar nuevamente su demanda de recuperación de la memoria del intelectual tinerfeño para que la ciudadanía del municipio y del conjunto de la Isla pueda conocer este importante patrimonio cultural olvidado. Arcila asegura que esta propuesta se enmarca en la demanda que desde su organización política han puesto en marcha, desde hace varios años, para que Santa Cruz “cumpla definitivamente con la Ley de la Memoria Histórica y muchos de los graves incumplimientos del pasado sean reparados”.
Finalmente desde Sí se puede vuelven a pedir que se le ponga su nombre a la plaza que se encuentra en la confluencia de la calle Ángel Guimerá y la calle Barranquillo, junto al edificio de la sede principal de la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz de Tenerife