lunes, 6 de febrero de 2012

Arcila cuestiona la UNIPOL y pide la comparecencia de la Concejala de Seguridad Ciudadana


Sí se puede se está planteando presentar una moción que apueste por otro modelo de seguridad ciudadana

Alternativa Sí se puede por Tenerife no cree que Santa Cruz necesite un cuerpo de características especiales como la UNIPOL y cuestiona que cubra funciones necesarias que no puedan ser asumidas por otras unidades de la Policía Local o por otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Por ese motivo, Pedro Fernández Arcila ha solicitado la comparecencia de la Segunda Teniente de Alcalde y Concejala de Gobierno del Área de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Carmen Delia González Martín, en la Comisión de Control que se celebrará mañana martes en el ayuntamiento capitalino.

La Unidad de Intervención de la Policía Local (UNIPOL) es, según se define oficialmente, "un grupo formado por agentes de policía de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife especialmente preparados y entrenados para poder acometer actuaciones, que dentro del ámbito de actuación de la Policía Local, pueden requerir un mayor nivel de preparación por parte de los agentes". Fue creada por Miguel Zerolo mediante Decreto de la Alcaldía, de fecha 20 de mayo de 2004, y desde sus inicios ha estado rodeada de polémica. El máximo nivel de cuestionamiento social de la UNIPOL se alcanzó en junio de 2007 cuando dos agentes fueron acusados de pegarle una brutal paliza al menor José Manuel González en el barrio de Ofra, aunque en enero de 2008 dicha causa fue archivada porque, según la magistrada del caso, las declaraciones de la parte acusadora carecían de credibilidad. Sin embargo, sin entrar a valorar este hecho concreto, la forma de proceder de esta unidad policial ha llevado a una parte de la ciudadanía a pedir su disolución en distintas ocasiones.

Una de las funciones de la UNIPOL que cuestiona Sí se puede es la de realizar acciones preventivas en centros educativos, ya que, según palabras de Pedro Fernández Arcila, "no debe transmitirse a los menores que las armas ni los perros peligrosos son un medio para resolver conflictos; sería mucho más adecuado que fueran educadores o animadores sociales quienes llevaran a cabo la labor mediadora y de sensibilización". En ese sentido, la formación ecosocialista exige que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se tome en serio las tareas preventivas y que contrate más profesionales que promuevan el trabajo comunitario y la educación de calle. "Lo que necesitan nuestros barrios son personas que estén al lado de la ciudadanía, en el día a día, ayudándoles a resolver sus conflictos y a generar alternativas de futuro".

Por todo ello, Sí se puede está planteándose una posible moción para reconvertir la Policía Local "ya que con el mismo personal hay otras funciones que tendrían que desarrollarse en lugar de algunas de las asumidas por la UNIPOL". Un ejemplo es el del Grupo de Menores que podría reforzarse en sus labores, tanto de protección de la infancia como de las mujeres víctimas de violencia de género, para evitar situaciones tan graves como los asesinatos ocurridos recientemente en nuestro municipio. Otra asignatura pendiente es la carencia en Santa Cruz de una policía ambiental o de una unidad de calidad de vida con la que sí cuenta la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria y otras muchas ciudades para penalizar y evitar los delitos contra el medio ambiente y la salud pública.

Dada la complejidad del asunto, después de la Comisión de Control y antes de presentar la moción, los concejales de Sí se puede iniciarán una ronda de conversaciones con diferentes asociaciones y con los sindicatos para escuchar a los agentes implicados, plantear alternativas conjuntas que garanticen todos los puestos de trabajo y, al mismo tiempo, posibilitar la construcción de un modelo de seguridad ciudadana basado en la educación, la prevención y la generación de alternativas reales de empleo para el pueblo chicharrero.