martes, 24 de enero de 2012

Sí se puede exige un compromiso real para eliminar “los privilegios” de los políticos en los actos culturales y del carnaval


Consideran que las imágenes donde aparece Fernando Ballesteros, concejal de Fiestas, sacando las entradas en la taquilla son un acto “de cara a la galería”

Asunción Frías y Pedro Fernández Arcila, concejales de Sí se puede en la capital, muestran su satisfacción porque el concejal de Fiestas, Fernando Ballesteros secunde la propuesta de su formación de rechazar las entradas gratuitas para los cargos públicos a los eventos del carnaval. Los ecosocialistas creen sin embargo que sin una decisión definitiva que acabe con estas prebendas por parte del Gobierno local esto se convierte sólo en un acto hecho “de cara a a la galería”.

Los concejales de Sí se puede en la corporación santacrucera se preguntan si la decisión de rechazar las entradas gratuitas, anunciado por el responsable de fiestas Fernando Ballesteros,  es compartido por el resto del equipo de gobierno, incluido  el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez. Desde la formación de izquierdas se considera necesario que ninguno de los miembros de la corporación, también los concejales de la oposición, tengan privilegios, y por tanto, accedan a cualquier evento cultural que se organice desde la corporación como cualquier otro ciudadano.

Frías apunta que los políticos “tenemos que dar ejemplo, y como tal no podemos estar en un escalón, ni en una grada superior a la ciudadanía”. El ejemplo está, según apunta Frías, cuando en los concursos de murgas, donde la gente hace colas kilométricas para obtener alguna entrada; en este sentido la concejala de Si se puede apuesta por acabar definitivamente con la “cacicada” de ver al pueblo desde un estamento superior, cuando en realidad, es el pueblo quien debe tener el protagonismo, apunta la concejal de Sí se puede.

Asimismo Pedro Fernández Arcila se pregunta si el alcalde se atreve a secundar la propuesta de Sí se puede y la de su concejal del equipo de gobierno Fernando Ballesteros, para “acabar con los políticos VIPs en la capital”.