martes, 10 de enero de 2012

El Ayuntamiento no cumplió sus obligaciones en materia de accesibilidad durante la llegada de los Reyes Magos al estadio Heliodoro Rodríguez López


No había monitores para los niños ciegos, y los que había para los sordos fueron ubicados incorrectamente
Sí se puede ha manifestado su protesta por el hecho de que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife siga sin aplicar las medidas de accesibilidad y contra las barreras de la comunicación que fueron asumidas por el pleno de la corporación el pasado mes de septiembre tras ser aprobada por unanimidad una moción de la organización ecosocialista en este sentido.

En concreto, Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz, ha transmitido a la responsable del Área de Movilidad, Carmen Delia González, la queja de una ciudadana del municipio en relación con la llegada de los Reyes Magos al estadio Heliodoro Rodríguez López, el pasado 5 de enero.

En ese acto no hubo monitores que explicaran a los niños ciegos el espectáculo que se estaba desarrollando, y aunque sí hubo intérpretes de la lengua de signos para los niños sordos, su discurso se transmitía a través de una pantalla gigante sobre la grada de Herradura, lo que impedía a las personas con deficiencias auditivas seguir simultáneamente el espectáculo y las palabras de los intérpretes.

Frías, que ha transmitido a la concejala de Movilidad la disposición de Sí se puede a colaborar con el grupo de gobierno para que la moción aprobada no se quede en una declaración de intenciones, coincide con lo expuesto en la protesta de la citada vecina, según la cual había alternativas para facilitar el seguimiento del espectáculo por parte de los niños sordos, “pero el problema es que los responsables políticos no solo no saben, sino que tampoco preguntan”.

Frías recuerda que el Ayuntamiento está obligado por la Ley Canaria de Accesibilidad y Supresión de Barreras Físicas y de la Comunicación, de 1995, a desarrollar un Plan Municipal de Accesibilidad. La moción de Sí se puede, que contó con el apoyo unánime del pleno, establecía precisamente la necesidad de poner en marcha el citado plan.

Sin embargo, el grupo de gobierno sigue incumpliendo sistemáticamente los preceptos de la ley regional y los compromisos adquiridos ante los ciudadanos. Como muestra de su falta de voluntad, Frías señala que en los plenos del Ayuntamiento sigue sin existir un intérprete de la lengua de signos.