miércoles, 21 de diciembre de 2011

Sí se puede presenta una enmienda a la totalidad de los presupuestos de 2012 por ser reflejo de un modelo social y económico agotado


La organización considera que las cuentas están lastradas por la nefasta gestión de Zerolo y no se sostienen en asuntos como la recaudación voluntaria y la reducción de gastos de Personal
Sí se puede presentará mañana ante el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife una enmienda a la totalidad del anteproyecto del presupuesto municipal para 2012 por considerar que está basado en un modelo social, económico, ecológico y político agotado.

Los concejales de Sí se puede en Santa Cruz, Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, afirman que las cuentas no se sostienen en asuntos como el mantenimiento de un servicio ilegal de recaudación voluntaria y en el aumento en un 12,18% del capítulo de gastos en bienes corrientes y servicios, un incremento que obedece a créditos con los que responder al lastre de la nefasta gestión del anterior alcalde, Miguel Zerolo. El buque insignia de este lastre es la deuda ética y económica de 74,6 millones de euros que tiene la sociedad Inversiones Las Teresitas con la ciudad y que no aparece reflejada en el presupuesto.

Arcila y Frías proponen la devolución del anteproyecto por considerar que no responde al modelo de desarrollo que necesita un municipio sometido no solo a la actual crisis mundial, sino a una grave crisis política e institucional cuyo final se ve lejos. El cambio que propone Sí se puede pasa por un impulso firme de la producción de cercanía en el sector primario, una apuesta decidida por las energías renovables en el sector secundario y una reconfiguración de toda la economía desde una lógica que garantice procesos sostenibles de empleo sin destruir el territorio.

En este marco, la organización ecosocialista cree necesario abordar una fiscalidad progresiva y verde, así como establecer mecanismos para la redistribución de la riqueza mediante inversiones públicas que garanticen los derechos sociales de la ciudadanía. Sí se puede afirma que no se puede cambiar mediante enmiendas parciales a los presupuestos el modelo de gestión de los servicios sociales y, en general, de los servicios municipales, que mayoritariamente se subcontratan con empresas privadas. Frente a ese modelo, Sí se puede apuesta por el fortalecimiento del sistema público de bienestar social y la promoción del trabajo comunitario.

La organización muestra además su rechazo al mantenimiento durante el año 2012 del servicio ilegal de recaudación, que le cuesta al Ayuntamiento 3,4 millones de euros, y a la reducción en un 11,19% en los gastos de Personal sin la preceptiva modificación de la normativa que regula sus derechos y sin un acuerdo previo entre ambas partes. En este sentido, Sí se puede lamenta que, pese al clima de diálogo con los grupos municipales que ha prevalecido durante la elaboración del presupuesto, este no se haya extendido al personal de la corporación.

El debate sobre las cuentas tampoco se ha abierto a la ciudadanía, un aspecto que resulta fundamental para Sí se puede. Por ello, la organización está trabajando en la elaboración de una moción para implantar a partir de 2012 un sistema progresivo de presupuestos participativos en Santa Cruz, que se iniciaría con un proceso de formación colectiva sobre la participación ciudadana en el poder local y concluiría, a largo plazo, con la intervención directa de todos los ciudadanos en la elaboración del conjunto del presupuesto.