jueves, 22 de diciembre de 2011

Sí se puede exige a Julio Pérez que cumpla su deber de diseñar un modelo estratégico para la ciudad


Arcila y Frías esperan que el compromiso del grupo de gobierno de comenzar a aplicar la fiscalidad verde que propone Sí se puede no se quede en una mera declaración de intenciones
Sí se puede exigió hoy a Julio Pérez, primer teniente de alcalde y responsable del Área de Planificación Estratégica del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, que cumpla su deber de diseñar un modelo estratégico para la ciudad, modelo que no queda plasmado en los presupuestos para 2012, aprobados hoy en sesión plenaria con los votos en contra de todos los grupos de la oposición.

Durante el debate de las cuentas para el próximo año, los ediles de Sí se puede en el Ayuntamiento, Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, cuestionaron el trabajo de Pérez, concejal del Área de Planificación Estratégica, Economía, Competitividad y Calidad Ambiental, y lamentaron que el municipio de Santa Cruz no cuente con un modelo estratégico eficaz que aborde el bienestar de los ciudadanos y el desarrollo económico y social desde una óptica sostenible y solidaria. El concejal de Hacienda, Alberto Bernabé, reconoció que no existe tal modelo y que esta es una de las asignaturas pendientes de la corporación.

En el pleno de hoy se debatió la única enmienda a la totalidad de los presupuestos, presentada por Sí se puede, en la que Arcila y Frías propusieron, entre otras medidas, la aplicación de una fiscalidad progresiva y verde mediante diversos tipos de ecotasas, el aumento del Impuesto de Actividades Económicas hasta su tope legal y el establecimiento del recargo máximo permitido, de un 50%, en el IBI de las viviendas vacías. En este sentido, los ediles de la formación ecosocialista esperan que las palabras de Bernabé, que indicó que el grupo de gobierno se compromete a trabajar en esta línea, no se queden en una mera declaración de intenciones.

La fiscalidad verde es un aspecto más del modelo estratégico que propone Sí se puede para Santa Cruz, que pasa también por dar un impulso firme a la producción de cercanía en el sector primario, avanzando así hacia la soberanía alimentaria. Ese modelo también contempla una apuesta decidida por las energías renovables en el sector secundario y una reconfiguración de toda la economía desde una lógica que garantice los procesos de sostenibilidad y que genere más empleo sin destruir el territorio.