lunes, 12 de diciembre de 2011

Sí se puede considera que la bajada de sueldo del alcalde es insuficiente y no merece una felicitación


Pedro Arcila y Asunción Frías creen que con este mínimo gesto, José Manuel Bermúdez pretende acallar las iniciativas de Sí se puede para la reducción de salarios en la corporación
Sí se puede considera que la bajada de sueldo del alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, en un 7% es insuficiente y no responde a la dramática realidad económica tanto del municipio como del propio Ayuntamiento. La organización cree que este mínimo gesto del alcalde es más propagandístico que efectivo y su finalidad no es otra que acallar las iniciativas que Sí se puede viene desarrollando para la bajada de sueldos del alcalde, los concejales y los gerentes.

Con esta reducción, José Manuel Bermúdez cobrará un salario mensual prorrateado de 5.708,33 euros, sin contar la cuota empresarial a la Seguridad Social, una cantidad que se antoja claramente excesiva para un Ayuntamiento al borde de la quiebra, con una deuda de 62 millones de euros y que se enfrenta en 2012 a otro año de crisis. Por ello, los concejales de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz, Pedro Arcila y Asunción Frías, creen que el anuncio del alcalde no debe ser motivo de felicitación.

La organización considera, tal y como quedó expresado en una moción presentada al pleno el pasado mes de noviembre, que Bermúdez debe reducir su sueldo en un 40%, como ha hecho el regidor de Buenavista del Norte, Antonio González Fortes, único alcalde de Sí se puede en Tenerife.

La citada moción contemplaba la reducción del sueldo anual del alcalde en un 40%, con lo que pasaría de los 73.214,60 euros brutos actuales a 43.928,76. Además, el sueldo del primer teniente de alcalde pasaría a ser un 5% menor que el del alcalde, o sea, 41.732,32. Los demás concejales y concejalas con dedicación exclusiva cobrarían un 10% menos que el alcalde (39.535,88 euros), y los que trabajan a tiempo parcial ganarían en función de su dedicación.

La moción, que fue rechazada por los socios de gobierno, establecía asimismo que el salario de los gerentes de los organismos autónomos, así como el de todo el personal directivo eventual del Ayuntamiento, sería menor o igual al de las concejalas y concejales, y el Gabinete de Alcaldía y el de la Tenencia de Alcaldía se unificarían en uno solo, con la correspondiente supresión de los puestos duplicados. Los ahorros producidos por todas estas medidas se invertirían en proyectos sociales con personas en situación de exclusión social a través del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS).