lunes, 24 de octubre de 2011

Sí se puede propone crear en la Sociedad de Desarrollo un servicio para la integración laboral de personas en situación de desempleo crónico


El departamento deberá dar prioridad a los demandantes de larga duración, especialmente jóvenes, mujeres, extranjeros y discapacitados
Sí se puede presentará al próximo pleno del Ayuntamiento de Santa  Cruz de Tenerife una moción para crear en la Sociedad de Desarrollo un servicio especializado en la integración sociolaboral de personas del municipio que se encuentren en situación o en alto riesgo de desempleo crónico.

Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento, propone que este servicio tenga carácter continuo y estable, que actúe en coordinación con el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) y que disponga al menos de una técnica o un técnico de empleo que se dedique en exclusiva a este nuevo departamento. El servicio deberá ponerse en marcha a lo largo del primer semestre de 2012.

Frías argumenta en su moción, que se debatirá el próximo viernes, que la lucha contra el paro es una de las mayores responsabilidades y razones de ser de todas las instituciones públicas, una lucha que se hace más necesaria en la actual situación de crisis. Para afrontar esa tarea es imprescindible prestar “una atención especializada a los colectivos con mayores dificultades para integrarse en el mercado laboral”. La propuesta se justifica por las alarmantes cifras de desempleo del municipio, que en agosto superaron el 30%, debido no solo a la crisis capitalista global, sino a la crisis política local.

El servicio deberá dar prioridad al colectivo de demandantes de larga duración (los que llevan más de un año inscritos en las oficinas de empleo), constituido fundamentalmente por jóvenes, mujeres, extranjeros y personas con discapacidad. Estos grupos son los que tienen mayor riesgo de caer en una situación de desempleo crónico, entendido éste como la continuidad de más de dos años sin trabajo remunerado. Salvo para quienes tienen potentes redes de apoyo familiar o similares, el desempleo crónico genera empobrecimiento, enfermedades, adicciones y exclusión social.

Frías recuerda que la Sociedad de Desarrollo prestó entre 1999 y 2006 una atención especializada a personas con especiales dificultades de inserción, desde la entonces llamada Área de Empleo y Formación. En concreto, en ese periodo se desarrollaron líneas específicas de apoyo a la integración de personas ausentes del mercado laboral y en situación de exclusión social. Sin embargo, a partir de 2007 dejó de contratarse personal que se dedicara exclusivamente a esos sectores y, por tanto, se interrumpió la continuidad de dicho servicio específico.