lunes, 19 de septiembre de 2011

Sí se puede pide que la plaza de García Escámez lleve el nombre de Bartolomé García Lorenzo


La organización se adhiere a los actos que los vecinos celebrarán esta semana en memoria del joven asesinado por la policía en 1976
Fotografía del periódico 'El Día' que recoge el multitudinario funeral de Bartolomé.
Sí se puede anunció hoy que sus concejales en Santa Cruz de Tenerife, Pedro Fernández Arcila y Asunción Frías, pedirán al alcalde, José Manuel Bermúdez, que la plaza de García Escámez lleve el nombre de Bartolomé García Lorenzo, el joven asesinado por la policía en Somosierra en septiembre de 1976.

De esta manera, la organización política se adhiere a los actos en su memoria que los vecinos de Somosierra y García Escámez desarrollarán esta semana coincidiendo con el 35 aniversario de su muerte. El asesinato de Bartolomé supuso la culminación de una de las etapas más convulsas y dramáticas de la historia reciente de Santa Cruz de Tenerife. Pedro Arcila señaló que la ciudad mantiene una deuda con el joven estudiante, cuya muerte nunca fue investigada en profundidad.

Sí se puede participará en los actos que se celebrarán esta semana en memoria de Bartolomé, después de que la formación política fuera invitada hoy mismo –al igual que el resto de grupos municipales– por los organizadores.

Las actividades comenzarán el próximo miércoles 21, a las 19 horas, con una mesa redonda titulada Bartolomé García Lorenzo y su época. El debate, moderado por el periodista Carmelo Rivero, contará con la presencia de Dulce García Lorenzo, hermana de Bartolomé; Cirilo Leal Múgica, periodista y escritor; Alfredo Horas Casanova, abogado laboralista que destacó por su defensa de la clase trabajadora en los años setenta; e Ignacio Reyes García, licenciado en Historia.

El sábado 24, a las 11.30 horas, se celebrará en la plaza el acto Bartolomé, no te olvidamos, en el que actuará el cantautor Rogelio Botanz, miembro fundador del Taller Canario de Canción. Además, se leerá un manifiesto en memoria del joven, en el que se recordará la deuda histórica que la ciudad mantiene con Bartolomé, cuyo asesinato nunca fue objeto de una investigación oficial rigurosa. También se entregará una placa conmemorativa a sus familiares.