miércoles, 18 de mayo de 2011

Sí se puede insta al Ayuntamiento de Santa Cruz a recuperar el Parque Cultural Viera y Clavijo

El emblemático espacio, declarado BIC, lleva cerrado desde 2005


Alternativa Sí se puede ha instado al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife a que recupere el Parque Cultural Viera y Clavijo de la capital. La organización política considera que una ciudad como Santa Cruz no se puede permitir el lujo de mantener cerrado durante tanto tiempo y sin justificación un parque de esas características.

El Viera y Clavijo lleva cerrado al público desde el año 2005 debido a la paralización de las obras de rehabilitación y mejoras que fueron promovidas ese año por el Gobierno de Canarias y que al poco tiempo de su adjudicación se paralizaron. Estas obras respondían al convenio firmado entre el Ayuntamiento y la Viceconsejería de Cultura del Gobierno regional, mediante el cual el Ejecutivo asumía la rehabilitación del inmueble a cambio de la cesión de uso durante 20 años.

Sin embargo, después de diversos problemas con la adjudicación y ejecución de las obras, el Gobierno de Canarias ha abandonado el proyecto, lo que está provocando el deterioro del edificio, las instalaciones y los jardines, que permanecen vallados sin que se sepa cuáles son los planes de la Viceconsejería de Cultura para este emblemático espacio de ocio y cultura de la capital.

Cabe recordar que el Parque Viera y Clavijo, antiguo colegio de la Asunción, está declarado Bien de Interés Cultural, al igual que su entorno y una escultura que se localiza en sus jardines, concretamente la Femme Bouteille, de Joan Miró.

Sí se puede considera que el Gobierno de Canarias desprecia a la ciudad con la paralización de las obras y la vulneración del convenio, y califica de incomprensible la pasividad del consistorio en defensa de su patrimonio histórico y de uno de sus espacios públicos más representativos. Por ello, insta al Ayuntamiento de Santa Cruz a denunciar el convenio y a recuperar para la ciudad este parque, tomando las medidas técnicas y económicas necesarias para devolverlo a los chicharreros.