sábado, 2 de abril de 2011

¿Seguro que gana el PP?

Siempre se dijo que, cuando un presidente de EEUU se encontraba bajo en popularidad, bastaba con iniciar alguna guerra para recuperarse con fuerza en las encuestas. 

Parece ser que ésta descorazonadora realidad ha funcionado siempre de manera infalible. Ahora, nuevamente estamos embarcados en otra guerra en Libia, con fondo negro como casi todas, pero con derivaciones políticas que en España pueden ser relevantes, dada la situación de Zapatero y la cercanía de las elecciones. Por lo pronto, aunque mañana Gadafi se mude a Venezuela, el presidente ya ha anunciado que España estará allí al menos tres meses. Justo hasta después de las municipales. Si a Zapatero le da el mismo resultado que a los norteamericanos, podemos vaticinar una subida en su popularidad con la consiguiente repercusión en los resultados de su partido en las próximas elecciones del 22 de mayo. Al mismo tiempo, el debate sobre su sucesión, quedará prácticamente resuelto con la participación de España en la guerra de Libia. El protagonismo principal ya lo asume la Ministra de Defensa, lo que le permitirá en éstos tres meses “venderse” como futura candidata del PSOE en las elecciones del 2012. Mientras tanto Rajoy, personaje puesto a dedo y sin mérito alguno, ya se ve como futuro presidente de España, aunque si a la gente se le pide que elijan entre él y la Chacón, creo que no habría duda sobre el triunfador. Casi mejor, porque el escenario que se presentaba hasta ahora era la de un presidente y un partido en el gobierno cada vez más hundidos, y otro, escasamente querido y perteneciente a la más rancia derecha, al que le llega el triunfo porque no hay otra cosa, pudiendo generar con ello una situación insoportable y desesperante para la mayoría.