viernes, 24 de septiembre de 2010

¿Nuevas playas en Santa Cruz?. Joaquín Galera.


Surge de nuevo la vieja idea de Zerolo de construir una playa en el tramo portuario de la Dársena de Los Llanos y también la de González de hacer otra en la Dársena Sur para, según dicen, crear empleo y que Santa Cruz pueda disponer de más zonas de baños. Ambos, con un supuesto respaldo técnico, coinciden en que, para llevar a cabo sus respectivos proyectos, sería necesario construir previamente el polémico Puerto de Granadilla.

Todo aquel que esté mínimamente al tanto de las consecuencias de realizar ese nuevo puerto en el sur de la isla, sabe que las playas naturales de El Médano, La Tejita y otras muchas se verán seriamente afectadas por la nueva infraestructura portuaria, estimándose su pérdida en el plazo de 15 años. Cuando el proyecto del Puerto de Granadilla se presentó hace ya algunos años en la Sede Central de CajaCanarias, el entonces presidente de la Autoridad Portuaria,  afirmó que efectivamente se prevé la pérdida de arena por interrupción de los aportes naturales y que, para evitarlo, se construirían diques semi-sumergidos y se bombearía periódicamente la arena. Ese escenario de “destrucción masiva” de un ecosistema único, es el motivo principal por el que muchos de nosotros nos oponemos rotundamente a la construcción del nuevo puerto. Hablar de creación de nuevas  playas artificiales en la capital a costa de acabar con las únicas playas naturales del sur de Tenerife resulta, en los tiempos que corren, un auténtico insulto y otro claro ejemplo de desprecio por los valores naturales que tenemos la obligación de preservar. Los contenedores que actualmente ocupan las amplias superficies de la Dársena de Los Llanos no deben ir a parar al “futuro Puerto de Granadilla”, sino a las nuevas explanadas obtenidas recientemente en la Dársena del Este, cuya superficie, aún rescatando el cauce y desembocadura del Barranco de Bufadero, inexplicablemente cerrado, permitiría casi triplicar la capacidad de almacenamiento actual, más que suficiente para cubrir las necesidades de la isla en los próximos 30 años.
Desde Alternativa Sí se puede venimos defendiendo la recuperación para la ciudad de la plataforma portuaria de la Dársena de los Llanos que, por su escasa diferencia de altura respecto del nivel de la Avenida Marítima, debería destinarse a usos compatibles con el carácter urbano de ese tramo de litoral. Por el contrario, la Dársena Sur mantiene una diferencia de altura que posibilita la visión del horizonte marino y el mantenimiento del uso portuario, especialmente el dedicado al tráfico de pasajeros y turismo de cruceros. La propuesta de Sí se puede, que hicimos en la anterior campaña electoral, contempla reconvertir la actual marina deportiva frente al Cabildo, en una gran Plaza Marina que permitiría desarrollar múltiples actividades y ofrecer diversos servicios que mejorarían sin duda sus actuales condiciones, beneficiando el dinamismo económico y social del centro de la ciudad. Igualmente, para el resto de las explanadas hasta el Auditorium, se propone la creación de una gran y única marina deportiva que dispondría de todos los servicios necesarios, incluida las áreas de baños, deportivas, etc., para que se pueda atraer otro tipo de turismo que demanda unos niveles más altos de calidad.
Lo razonable sería diseñar el frente marítimo de Santa Cruz de forma unitaria, distribuyendo adecuadamente los usos portuarios y urbanos a los largo de sus 12 kilómetros, para lo cual proponemos un debate social y un concurso de ideas entre los arquitectos de las islas que materialice de la mejor manera las aspiraciones y demandas de una ciudad marítima que está obligada a recuperar su relación con el mar, convirtiendo la transformación de su borde costero en un auténtico recurso social y  económico para Santa Cruz.

Joaquín Galera Gaspar
Arquitecto