viernes, 10 de septiembre de 2010

El Juzgado de lo contencioso Administrativo nº 1 dicta sentencia contra el Ayuntamiento.


La demanda fue presentada por Alternativa Sí se puede por Tenerife para que se elaborase un catálogo de calles, plazas y edificios públicos con denominaciones franquistas y se procediese a su cambio por otras que diesen cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica

Para Pedro Fernández Arcila, candidato de Sí se puede a la alcaldía de la capital y abogado redactor de la demanda, “esta sentencia deja al descubierto lo que desde hace tiempo venimos denunciando en distintos foros, que el ayuntamiento de Santa Cruz está maniobrando con argucias administrativas de todo tipo para no dar cumplimiento a la Ley 52/07 de Memoria Histórica, especialmente en aquellos aspectos que recoge su artículo número 15 y que hace referencia a la retirada de los espacios públicos de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.
Fernández Arcila espera que “ante esta sentencia el Ayuntamiento de Santa Cruz no eluda más su responsabilidad y proceda a la elaboración de ese catálogo de calles, plazas, edificios y monumentos con nombres franquistas y tal y como le solicitamos en un escrito presentado ante esa Institución el día 14 de abril de 2008, abra un proceso de participación ciudadana para sustituir esas denominaciones por otras acordes con la legalidad democrática en la que vivimos y que, del mismo modo, proceda a la revocación de títulos honoríficos y nombramientos a destacados dirigentes del franquismo, como el propio título de hijo predilecto de Santa Cruz al general Franco”.
“En caso de que el Ayuntamiento de Santa Cruz siga en sus treces y pretenda eludir el cumplimiento claro de esta ley y de esta reciente sentencia, como ya hizo con el cambio de nombre al monumento a Franco en la Avenida de Anaga, desde Sí se puede seguiremos luchando para exigir su cumplimiento y para abrir los espacios de debate que el PP y Coalición Canaria pretenden cerrar en la isla de Tenerife, amparándose en supuestas políticas del olvido que enarbola la derecha española para defender la permanencia de los símbolos franquistas”.