miércoles, 9 de junio de 2010

Alternativa Sí se puede por Tenerife presenta una propuesta que reduce en un 50% el coste de las obras de la Vía Litoral y sus afecciones


En una rueda de prensa celebrada en la mañana del martes Pedro Fernández Arcila, candidato de Alternativa Sí se puede por Tenerife en el municipio de Santa Cruz y Joaquín Galera Gaspar, arquitecto que también milita en la formación ecosocialista presentaron la propuesta que desde Sí se pueden quieren trasladar a las instituciones responsables de la obra de la Vía Litoral.

Según Pedro Fernández Arcila “en el momento actual, donde vivimos un serio recorte de ayudas sociales no nos parece serio que desde las instituciones canarias y el Ministerio de Fomento se planteen una inversión cercana a los mil millones de euros para establecer un nuevo viario en el municipio, es un coste absolutamente injustificable”. Para el portavoz de Sí se puede “creemos que la mejor opción debe basarse en un proyecto ajustado a las necesidades actuales, que facilite el uso del transporte público y la conexión con el mar de la ciudad sin generar un gasto tan importante”.
Por su parte Joaquín Galera expone que “las obras de la primera fase, que se ejecutan en la actualidad, del tramo comprendido entre la calle San Sebastián hasta su encuentro con la Avenida de Francisco la Roche o de Anaga, exigirán de la construcción de dos túneles y rampas provisionales de conexión, que afectarán seriamente la estabilidad y supervivencia de los emblemáticos laureles de indias, además de encarecer las obras innecesariamente. Una vez finalizadas, no se habrá logrado el objetivo principal de obtener una superficie continua y peatonal que una la Plaza de España con el mar, ya que se mantienen barreras de tráfico, desniveles y obras inacabadas de la carretera portuaria. Sólo el soterramiento de los 450 metros de la primera fase tiene un coste cercano a los 100 millones de euros y debemos pensar que el total de la obra son 4500 metros”.
El proyecto en el que Alternativa Sí se puede por Tenerife lleva varios meses trabajando representa, según Galera, una reducción en la longitud del túnel inicial en 150 metros para mejorar las condiciones de conexión entre los carriles subterráneos y los actuales de la Avenida de Anaga, haciendo innecesario los túneles provisionales. Igualmente, se propone reducir la altura necesaria de excavación y la longitud de las rampas; todo ello supone un considerable ahorro económico que puede alcanzar el 50%. La propuesta no afecta a los laureles y permite la continuidad peatonal entre La Plaza de La Candelaria y el mar, así como el paso de servicios públicos. La alternativa considera la protección del entorno del edificio catalogado del Cabildo, desplazando para ello la boca del túnel hasta la calle Imeldo Serís. Igualmente respeta las edificaciones y características del proyecto de marina deportiva y nueva estación marítima.
Desde la formación de izquierda pretenden continuar explicando su propuesta a los vecinos, usuarios y empresarios de la zona con los que ya han mantenido varias reuniones. Por otra parte también quieren mantener contactos con los organismos responsables de la obra para valorar la posibilidad de una reforma del proyecto actual.