sábado, 12 de diciembre de 2009

Alternativa Sí se puede por Tenerife a favor del transporte público


El pasado miércoles 2 de diciembre dio comienzo una huelga del servicio interurbano de guaguas, que ha tenido continuidad en días posteriores. Desde el partido de la izquierda ecologista  se sostiene que “el comité de empresa de TITSA intentó hasta el último momento evitar este conflicto, que sin duda perjudica a las personas usuarias de la guagua”, y que “es de lamentar que la dirección de TITSA haya mantenido una postura tan rígida, la misma  que exhibe el Cabildo de Tenerife, titular de la empresa pública, que viene promoviendo la disminución de frecuencias y la supresión radical de algunas líneas de guaguas, alegando su falta de rentabilidad, a la vez que promociona costosísimos proyectos de tranvías y trenes cuya viabilidad económica y relación coste–beneficio jamás ha demostrado aportando datos objetivos”.

Fernando Sabaté, portavoz insular de Sí se puede, mantiene que “tanto la representación sindical de los trabajadores de TITSA como algunas asociaciones de taxistas han puesto sobre la mesa desde hace tiempo propuestas constructivas y concretas para implantar en el área metropolitana y en el resto de la Isla sistemas de carriles guagua/taxi, dotados de mecanismos de preferencia semafórica”, añadiendo que, “un medio tan sencillo, eficaz y económico haría posible en pocos meses que el servicio público de transporte compitiera favorablemente frente al uso (y abuso) de los automóviles privados”
Para Sabaté, “para no aplicar estas propuestas, el Cabildo se escuda en la escasa colaboración municipal, lo cual contrasta de manera radical con las prisas y la diligencia que aplica para extender los sistemas de transporte guiado, mucho más complejos y costosos”.
Sí se puede reitera que el servicio público de guaguas ha recibido un apoyo “del todo insuficiente, a pesar de su contrastada viabilidad y buena adaptación a la geografía insular y que en absoluto se han considerado las posibilidades de inversión para su mejora que, en cambio, sí se vienen realizando para otras formas de transporte parcialmente privado como el tranvía, así como para las infraestructuras viarias pensadas para acoger el crecimiento del parque móvil de los particulares (terceros carriles de las autopistas, nueva autopista exterior, cierre del anillo insular)”. Se añade, además, que “con mucho menos dinero invertido, hoy podríamos contar con un sistema de transporte en guagua mucho más atractivo y eficaz para todas las personas usuarias”.
Por otra parte, Fernando Sabaté  añade que “comprobamos cómo se cuidan a diario las costosas paradas del tranvía —lo cual está bien— mientras que en la reciente ampliación de la Autopista del Sur no se construyó ni una sola marquesina, eliminando las que ya había y que al menos resguardaban del viento, la lluvia y el sol; en el tranvía se abren a la vez todas las puertas, facilitando que cada persona cancele su billete en las máquinas, mientras que en las guaguas seguimos asistiendo a un modo obsoleto de cobrar de una en una, retrasando el viaje de forma innecesaria; en el tranvía se gasta una cantidad impresionante de dinero en publicidad y difusión, incluso en servicios tan deficitarios como la línea 2, mientras que en las guaguas se responde reduciendo frecuencias o líneas como la 013 ó la 341, y muchas otras que dejan a cientos de personas con pésimo servicio en barrios y zonas rurales.”
Por último, Alternativa Sí se puede exige al Cabildo “rigor y flexibilidad para resolver cuanto antes este conflicto y evitar más molestias a toda la gente que utiliza la guagua, y que en la mayoría de los caos carece de cualquier otra alternativa”. Al mismo tiempo, expresa su solidaridad con los trabajadores de TITSA, recordando que su lucha “en absoluto busca mayores retribuciones económicas, sino solo la defensa de un servicio de transporte digno y garantizado para el conjunto de la sociedad tinerfeña”.